Acreditación para el Networker

Habilidades del Networker profesional: la inteligencia emocional aplicada a los negocios

Publicado por

Publicado el 11 abril, 2016

Cuando hablamos de «inteligencia emocional» nos referimos a la capacidad de manejar emociones que impulsan nuestros comportamientos y las relaciones con los demás. El miedo, la ira, la tristeza, el placer y el amor son algunas de ellas.

Aplicado al campo empresarial, este concepto resulta de gran utilidad en el momento de gestionar grupos de trabajo con objetivos comunes.

Quien dirige una empresa no sólo se dedica a hacer cálculos, fortalecer relaciones y dar órdenes desde un nivel superior de mando. También es imprescindible conocer el mapa humano —relaciones, motivaciones, hábitos—  que predomina en la organización.

Recientes estudios en la materia señalan que los gerentes de empresas que han recibido algún tipo de formación en inteligencia emocional han incrementado la productividad de sus empresas en un 18.1%. Esto no sólo confirma las ventajas del concepto, sino que además desmonta el mito según el cual la gestión de compañías sólo puede llevarse a cabo a través de métodos racionales.

De hecho, los partidarios de la inteligencia emocional hablan de crear un nuevo perfil de directivo en el que predominen los siguientes aspectos:

 

  • Autocontrol: del mismo modo, debe saber cuáles son los límites de cada emoción y en qué casos es preciso transmitir o generar algunas de ellas.
  • Empatía: el directivo debe ser capaz, sobre todo, de reconocer las emociones en las personas que tiene a cargo y ponerse en su lugar. Ésta es una de las reglas esenciales de la inteligencia emocional

 

  • Habilidades sociales: con el tiempo, un líder que aplique la inteligencia emocional desarrollará aptitudes para la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la capacidad para gestionar momentos de crisis y la comunicación eficaz y oportuna.

 

  • Flexibilidad: el líder rígido e inflexible es una especie en vía de extinción. La idea es fomentar un perfil más propicio a la comprensión y el diálogo.

 

  • Optimismo: los proyectos sólo tienen éxito si al frente se encuentran personas que crean en la consecución de los objetivos. La inteligencia emocional también consiste en saber transmitir estas actitudes para que se incorporen a la rutina de los grupos.

 

  • Autoconocimiento: conocer y manejar sus propias emociones en el día a día. Esto le ayudará gestionar con mayor acierto las distintas tareas que se proponga.

 

Esta disciplina es parte del programa de nuestro Curso de Acreditación para el Networker Profesional.

¿Contamos contigo? Inscríbete y cambia tu vida.

ADD A COMMENT


Inicio del Curso 08 de Abril
Viernes 08: 16-20h
Sábado 09. 10-16h
Domingo 10, 11-17h
Cupo máximo 25 Networkers

Curso de Certificación y Acreditación
Internacional de Networker

El curso se dirige a Distribuidores Independientes de empresas de Venta Directa o Network Marketing, a estudiantes y empresarios que quieren aprender sobre esta industria o bien mediante el curso quieran generar habilidades en ventas, relaciones interpersonales, emprendimiento, e inteligencia emocional y financiera.